Porque garantizamos nuestro trabajo. Porque no te engañamos con los resultados. Porque amamos a los perros.

Porque nos apasiona lo que hacemos y cómo lo hacemos. DogSchool trabaja con el método de educación y adiestramiento cognitivo-emocional. ¿Por qué? Porque se ha demostrado científicamente que el perro piensa y siente emociones, y ello nos lleva a una nueva forma de comunicarnos, entender y enseñar a aprender a tu perro basándonos en el vínculo afectivo emocional que mantienes con él.

La metodología cognitivo-emocional devuelve al perro su papel de compañero pensante y deja atrás los métodos y enseñanzas basadas en el temor a castigos o la expectativa continua de premios, que vuelven miedosos y egoístas a nuestros inteligentes amigos.

Durante las sesiones de trabajo, te orientaremos sobre cuáles son los mejores accesorios de manejo para tu perro en función de su raza o cruce, su carácter, etc.

Te explicaremos los usos y aplicaciones en función de las necesidades de tu perro. Si no tienes tiempo para buscarlo y comprarlo, en DogSchool te lo podemos conseguir y te lo llevamos a casa.

Nuestra filosofía de trabajo se basa en que todos los perros pueden convivir con las personas, sólo es necesario que se entiendan. Por eso, siempre que un cliente nos plantea un problema de comportamiento, luchamos para solucionarlo, porque la solución con un perro que no sabe convivir o no obedece no es abandonarle o sacrificarle, es educarle.

Estamos en contra del uso de herramientas lesivas para el perro como collares de castigo, de pinchos o de ahorque, etc. Nuestras técnicas de entrenamiento y terapia de conducta siempre están enfocadas en pro del perro y atendiendo a las necesidades del propietario siempre y cuando sean éticas para el perro.

Por qué DogSchool

Nuestros principios éticos y fundamentales para cualquier trabajo con un perro son los siguientes:

Atendemos las necesidades de los propietarios siempre en línea con la salud y bienestar emocional del perro. También evaluamos la calidad de vida del perro en cuanto a su estado emocional en el tiempo porque un problema grave mantenido en el tiempo tampoco es saludable. La virtud está en el término medio, ya lo dijo Aristóteles.

Por qué DogSchool2
  • Trabajar siempre en base al vínculo social con el perro. El motor más poderoso para motivar a un perro es el establecimiento de un adecuado vínculo social. Es la base de todo nuestro trabajo. No trabajamos con personas que no conviven con su perro, no hay vínculo sobre el que construir.
  • Trabajar siempre en línea con el estado emocional del perro. Por ello todos nuestros tratamientos necesariamente llevan un diagnóstico y valoración previos. Las intervenciones para tratamientos de problemas de conducta deben ser ajustadas en función del estado emocional del perro, a mayor emoción bien sea negativa o positiva, menor aprendizaje.
  • Trabajar siempre a favor del perro. No nos gustan los métodos rápidos que sólo velan por los resultados a corto plazo sin importar en cómo afecten al perro.